Los casos de coronavirus bajan en Brasil, pero siguen en alza en los países vecinos

La Organización Panamericana de la Salud alertó, sobre flexibilizaciones desaconsejables. Chile, Bolivia y  Uruguay sostienen la curva ascendente. Paraguay, colapsado. 

Brasil registró esta semana una baja en los contagios de coronavirus, pero el Cono Sur continúa siendo el epicentro regional de la pandemia, con alza de casos y muertes en Bolivia, Paraguay y Uruguay, mientras que en Chile el sistema sanitario se encuentra al borde del colapso pese a un amesetamiento en las nuevas infecciones.

En su conferencia de prensa semanal, la Organización Panamericana de la Salud (OPS) celebró el descenso de infecciones reportado en Brasil, pero alertó ante la flexibilización de las restricciones emprendidas por algunos estados dada la alta trasmisión que persiste en el país.

"Después de unos meses difíciles, Brasil informa una caída en los casos, incluso en la región amazónica, pero siguen siendo alarmantemente altos en todo Brasil, y algunos municipios se apresuraron en aliviar las restricciones, por lo que es probable que estas tendencias se reviertan", dijo la directora de la OPS, Carissa Etienne.

El organismo destacó también como una "buena noticia" la "meseta de casos" registrada en Chile "después de fortalecer las medidas de salud pública", pero advirtió que los contagios se están acelerando en Bolivia y Uruguay.

Entre el 12 y el 19 de abril hubo una pequeña reducción en 14 de los 27 estados brasileños.

Brasil

La presión en las unidades de terapia intensiva de Brasil, el país latinoamericano más golpeado por el brote, se redujo ligeramente, pero continúa en niveles "muy elevados" en gran parte del territorio, según un informe divulgado por la Fundación Oswaldo Cruz.

La segunda ola de la pandemia, que llevó al país a promediar 3.000 fallecidos diarios por Covid-19, comienza a dar tímidas señales de estabilización y, en algunos casos, de leve mejoría.

Entre el 12 y el 19 de abril hubo una pequeña reducción en 14 de los 27 estados brasileños.

Tal fue el caso del estado de San Pablo, el más poblado del país, que registró una baja de muertes (23%) por primera vez en ocho semanas y también en el número de hospitalizaciones (4,5%) y contagios de Covid-19 (14,3%), que vienen disminuyendo semanalmente desde marzo.

Con 90.810 decesos y 2.793.750 positivos, San Pablo es el estado brasileño más afectado por la pandemia, pero desde el domingo pasado inició una relajación de la cuarentena estricta que había implementado para frenar el avance de la Covid-19.

En tanto, en el estado de Rio Janeiro, el segundo más enlutado por el brote con 42.362 muertos, el intendente de la capital homónima decretó a partir de hoy la atenuación de algunas de las medidas.

Entre ellas, destacó la reapertura al público de las playas de la ciudad en los días hábiles, según el Boletín Oficial de la ciudad. No obstante, seguirá vigente el toque de queda entre las 23 y 5, así como la suspensión de fiestas y eventos.
 
Chile

Pese a un amesetamiento de nuevos casos, Chile continúa al borde del colapso sanitario con un promedio semanal de 96,3% de ocupación de las camas de terapia intensiva del país, al tiempo que 12 de las 16 regiones del país alcanzaron récords de pacientes con Covid-19 hospitalizados en las últimas semanas.

En los primeros 20 días de abril, la capital registró un alza de 32% en el número de pacientes con esta enfermedad en terapia intensiva.

Como la Región Metropolitana, donde se encuentra Santiago, otras 11 regiones de las 16 que conforman Chile registraron sus cifras más altas desde el inicio de la pandemia de pacientes en terapia intensiva y siete de ellas, de hecho, lo hicieron en la última semana.

En tanto, para mitigar el impacto económico del brote, el Senado chileno aprobó el pasado jueves, con varios votos oficialistas, el proyecto que permite un tercer retiro de 10% de los fondos personales del sistema privado de jubilaciones a quienes se ven afectados por la pandemia, iniciativa que el Gobierno de Sebastián Piñera cuestionó ante el Tribunal Constitucional cuando Diputados le dio el visto bueno.

Paraguay

El Gobierno de Paraguay preparaba esta semana una nueva estrategia para intentar contener el récord de contagios y muertes a causa del coronavirus experimentado en los últimos días, mientras enfrenta a un sistema de salud colapsado, sin camas en terapia intensiva y con el personal médico al tope de su capacidad de atención.

El plan de mitigación de contagios, que se propone obtener resultados positivos en tres meses, contempla restricciones por zonas identificadas mediante colores, según informó el diario local La Nación.

Además, se evalúan mecanismos para restringir las reuniones sociales, donde prevalece el consumo de alcohol y radica el foco principal de infección, según las autoridades sanitarias, pero no se aplicarán restricciones, por el momento, a las actividades económicas.

130% de ocupación de camas

"Acá la cuestión no es cerrar todo porque sabemos que hay una situación económica terrible. Acá la cuestión es mitigar el contagio. Son tres meses de planes de mitigación, retroceder, avanzar y retroceder, no son tres meses seguidos, pero es un plan a largo plazo", afirmó el viceministro de Salud, Hernán Martínez.

El anuncio del nuevo plan del Gobierno coincidió con el registro de un nuevo máximo de 91 decesos por Covid-19 en el país y se dio un día después de que el director de Terapias de Salud, Ángel Núñez, informara que en el sistema hospitalario existe una ocupación de más del 130% de las unidades de terapia intensiva con pacientes con coronavirus.

Uruguay

Veintidós días de abril le bastaron al coronavirus para generar en Uruguay el mismo número de muertes por neumonías que todo 2019, un registro que se sumó a las 37 muertes del jueves en Unidades de Cuidados Intensivos, la cifra diaria más alta en 50 años de Medicina intensiva en el país vecino.

Estos datos alimentaron un escenario que cada vez preocupa más al Gobierno de Luis Lacalle Pou por el constante aumento de casos y la ocupación casi plena de los hospitales.

Según el último informe de la Sociedad Uruguaya de Medicina Intensiva (Sumi), hay actualmente 533 pacientes con coronavirus en cuidados intensivos, una cifra que representa un 54,2% de la ocupación de las camas de este servicio.

Pero si se consideran todas las patologías, la ocupación asciende al 74,5%, porque de las 983 camas operativas del sistema, 732 están con pacientes.

Bolivia

El Gobierno boliviano advirtió esta semana que no descarta cerrar "todas las fronteras necesarias", para evitar la entrada y propagación de las nuevas variantes del coronavirus, mientras se experimenta un aumento de contagios debido a la mutación británica del virus que ya circula en varios departamentos del país.

El anuncio se dio poco después de que el Ministerio de Salud revelara el pasado miércoles, mediante un estudio enviado a un laboratorio de Brasil, que la variante británica ya circulaba en el país, concretamente en las ciudades de La Paz y Santa Cruz, durante la segunda ola de coronavirus.

Días antes, la Universidad Mayor de San Andrés reportó que una investigación de esa institución notificaba sobre la presencia de la variante brasileña P1 en los departamentos de Pando, Beni, Santa Cruz y Oruro, pero se espera la confirmación de la cartera de Salud.